Monetización en I+D

La Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización, modificó las deducciones en Investigación y Desarrollo e Innovación Tecnológica, incluyendo su aplicación sin limitación alguna y la posibilidad de solicitar a la Administración Tributaria la devolución de los importes que no fuera posible deducirse como consecuencia de insuficiencia de cuota en el Impuesto sobre Sociedades.

Las medidas adoptadas por la Ley 14/2013 tuvieron por objetivo establecer incentivos para desarrollar actividades vinculadas al I+D+i por parte de las sociedades, mejorando el tratamiento establecido en las deducciones relativas a este tipo de actividades. Las mejoras se centraron fundamentalmente en dos aspectos; aplicación de la deducción hasta que se anulara la cuota íntegra del Impuesto y, en caso de que la cuota fuera insuficiente, que se pudiera obtener su devolución a través del propio impuesto. A esto último se le conoce como monetización.

Su aplicación se encuentra sujeta al cumplimiento de una serie de requisitos. En primer lugar, que transcurra, al menos, un año desde que finalice el periodo impositivo en el que se generó la deducción, sin que esta haya sido objeto de aplicación.

En segundo lugar, en los 24 meses siguientes a que finalice el periodo impositivo en cuya declaración se realice la aplicación o el abono correspondiente, debe destinarse un importe equivalente a la deducción que se vaya a aplicar o abonar, a gastos de I+D+i o a elementos de inmovilizado, material o intangible, excluidos los inmuebles, que queden afectos exclusivamente a dichas actividades...

En tercer lugar, la entidad debe mantener el empleo. En concreto, la plantilla media o, de manera alternativa, la plantilla media adscrita a actividades de I+D+i no debe reducir desde la finalización del periodo impositivo en que se generó la deducción hasta la finalización del plazo al que nos hemos referido en el punto anterior.

Finalmente, la entidad deberá haber obtenido un informe motivado de la actividad, o en su caso, un acuerdo previo de valoración de los gastos e inversiones que correspondan a la actividad calificada como I+D+i.

Cumpliéndose tales requisitos y, en caso de que la cuota resulte insuficiente para aplicar toda la deducción, se podrá obtener su devolución a través del Impuesto sobre Sociedades.

Junto a la monetización, también hay otras posibilidades de obtener recursos para las actividades de I+D+i a través de la transferencia de la deducción desde las entidades que realizan la actividad de I+D+i a las entidades que financian esta actividad.

Todo lo anterior deja patente el esfuerzo que se está haciendo para promover las actividades en I+D+i mejorando la fiscalidad de estas actividades, haciéndolas mucho más atractivas, dando respuestas a reivindicaciones que venían haciendo tanto los propios investigadores como los centros de investigación y empresas que venían realizando este tipo de actividades.

En base a lo expuesto, no puede sino concluirse que nos encontramos ante un momento idóneo para impulsar y rentabilizar las inversiones en I+D+i.

Laura Vírseda


¿Qué nos inspira?

Estamos convencidos de que hay personas con ideas que pueden cambiar el mundo. Sin embargo, muchas de estas ideas no se conocen, se ignora su verdadero potencial y no encuentran los recursos suficientes para realizarlas.

En Innotax no queremos que las ideas innovadoras se marchiten. Nuestra misión es impulsar la colaboración entre las organizaciones que incuban esas ideas y los inversores que buscan proyectos interesantes que financiar.

Descubra más, contacte ahora
Nuestro sitio es compatible con Internet Explorer 10+. Si está utilizando una versión anterior, puede descargar un navegador moderno para ver nuestro sitio. Utilizamos cookies y al continuar navegando, acepta nuestros términos y condiciones.