Protección legal del software

Nos encontramos en un periodo de grandes cambios en el mundo empresarial: La transformación digital.

El software se ha convertido en un activo esencial para aprovechar al máximo los recursos de los que disponen las empresas permitiendo una gestión eficaz y un gran ahorro de costes. Como todos los procesos de la empresa, está sometido a un cambio y mejora continua. Esto propicia una alta inversión en software y favorece un escenario de continua creación destinado a ofrecer soluciones innovadoras.

Como desarrolladores, es esencial que consigamos proteger nuestras creaciones. Lo primero que debemos tener en cuenta es qué podemos empezar a proteger y cuándo y cómo podemos hacerlo.

Tanto en España, como en la Unión Europea, la protección del software está prevista por la vía de los derechos de autor y está limitada al código fuente, la documentación preparatoria, la documentación técnica y los manuales de uso.

La Inscripción de la obra en el Registro de la Propiedad Intelectual otorga la protección de los derechos de autor desde el momento de la creación del código fuente. La inscripción en el registro público no tiene carácter obligatorio, ni naturaleza constitutiva de los derechos derivados de la autoría. Sin embargo, puede suponer una gran ayuda para probar la titularidad del código. Ahora bien, dado el carácter público del Registro y la obligatoriedad de que la obra que se pretende registrar esté terminada, puede no ser la vía más eficaz para proteger los derechos de los creadores de software.

Por ello, los desarrolladores recurren a “medidas de protección” adicionales. Estas medidas tienen que aplicarse tanto de manera interna como de manera externa. En la protección interna tomarán importancia los conocidos “Acuerdos de Confidencialidad”, mientras que la protección externa cuenta cada vez con un abanico más amplio de posibilidades.

Una alternativa frecuente es utilizar el contrato de “Escrow”. Mediante esta figura jurídica, el creador deposita ante un tercero, denominado “Agente Escrow”, el código fuente. Si la figura del “Agente Escrow” recae sobre un notario, la protección estará destinada al ámbito privado y gozará, además, de la fe pública que se otorga a los documentos notariales.

Por último, y estrechamente ligado con la tecnología, tenemos que mencionar como métodos de protección de documentos, tanto los Registros Online de Propiedad Intelectual, como el uso de “Blockchain”. Es cierto que estos sistemas no cuentan con la fe pública de los documentos notariales, ni del Registro de la Propiedad Intelectual, pero el sellado temporal que se produce al inscribir la obra puede servir como prueba de su autoría y del momento en que se efectuó.

La autoría del software supone el ejercicio de los derechos de cesión y explotación económica de la obra durante toda la vida del autor (incluso 70 años más). Ninguna medida de protección evitará que pueda ser plagiada, pero sí constituirá una prueba legal que permitirá defender los derechos del autor frente a terceros.

Laura Gerveno


¿Qué nos inspira?

Estamos convencidos de que hay personas con ideas que pueden cambiar el mundo. Sin embargo, muchas de estas ideas no se conocen, se ignora su verdadero potencial y no encuentran los recursos suficientes para realizarlas.

En Innotax no queremos que las ideas innovadoras se marchiten. Nuestra misión es impulsar la colaboración entre las organizaciones que incuban esas ideas y los inversores que buscan proyectos interesantes que financiar.

Descubra más, contacte ahora
Nuestro sitio es compatible con Internet Explorer 10+. Si está utilizando una versión anterior, puede descargar un navegador moderno para ver nuestro sitio. Utilizamos cookies y al continuar navegando, acepta nuestros términos y condiciones.